miércoles, 26 de octubre de 2011

Hoy me siento más apagada de lo normal. Me intoxico con el humo de la rutina. Mi cabeza se sacude como la llama en extinción de una vela. Mis orejas se congelan. Mis labios están secos y agrietados. Mi corazón late con lentitud, y a duras penas. Mis manos heladas tiemblan y se quedan aturdidas. Mis dedos dejan de existir unidos a mis pies. Mis ojos se humedecen. Mi nariz se enrojece. Mis pensamientos se nublan. Y no tengo ganas de nada. Me arranco las uñas. Me rasco los labios. Me hundo en el edredón y me ahogo en los pensamientos. El mundo me da la vuelta. Me desordena el alma. Levanto y este me hace caer de nuevo. Los sentimientos positivos se hunden en las repulsivas malas noticias. Si es que estos realmente existen ya escondidos en mis sonrisas. Si es que estos laten al compás de mi paralizado corazón.



4 comentarios:

(N)evermore dijo...

Simplemente, increíble. Metáforas preciosas, acertadas, y un uso de las palabras que ha dado de lleno en mi corazón. Tu texto me ha conmovido, realmente... Hacía tiempo que no sentía algo así al leer :)
<3

A dijo...

Me encanta tu entrada, y como escribes. Ya te lo he dicho en más de una ocasión. :3
Y respondiéndote a lo que comentaste en mi entrada y tal... Yo tampoco creo en el amor perfecto, dudo que exista la verdad. Y lo que "pido" (por llamarlo de alguna forma) en mi entrada es un amor normal, dado que los principitos... Eso es pura fantasía que Disney nos ha metido en la cabeza. --"
Pero lo dicho, que me encanta tanto tu blog, tus entradas, y que firmes de vez en cuando en mi blog. Mil gracias por leerme y por seguirme ^^

Mil besos. <3

Kiley dijo...

Buenas! me presento, soy Cris, he pasado por aquí y me he parado a leer,yo también escribo y tengo un blog donde pongo mis textos y me ha encantado este texto :) me suscribo con permiso para cuando publiques más cosicas, gracias!

Melessar dijo...

Me gusta esta entrada y sobre la frase final... Marea :)