viernes, 13 de abril de 2012

Esa noche nublada el cielo brillaba enrojecido.

El viento del norte flotaba mientras el rocío caía imperceptible sobre el asfalto gris oscurecido entre sombras. Los pasos eran inaudibles. Eran invisibles bajo los botines rojos. Eran calculados y diligentes. Caminaban uno tras otro sin romper la cadena. Como hormigas de camino al hormiguero. La luna brillaba como si de una malévola sonrisa se tratara, y los guiaba sin querer en su cometido. Mientras los brazos enredados del reloj señalaban el norte una diminuta gota de agua se desprendía de las nubes y caía en la ventana del que sería el próximo escenario de la marcha. Indudables los pasos llegaron a la ventana, nadie sabe cómo, y se aproximaron a lo que eran las oscuras pupilas del niño. Abrazaron la oscuridad de esos ojos y se la llevaron con ellos. Barrieron el rojo de sus pómulos y espolvorearon sobre ellos el blanco del polvo y la frialdad de la nieve. Las comisuras las magullaron y las deformaron para quitarles así su sonrisa. Desgarraron su garganta y de nuevo la cerraron mientras jugaban con las venas que desordenaban a su paso. Cosieron sus nervios y se deslizaron por su columna como si de un tobogán se tratara. Secaron sus pulmones, rallaron la vitalidad de su corazón y silenciaron los latidos llevándose así lo único que le quedaba, su vida. Esa misma noche de cielo enrojecido con el rocío ya adornando cada recóndito escondite las llamas alcanzaron lo que antes era su piel. Alcanzaron lo que era su cama. Y alcanzaron lo que ya no era su vida. Porque ellos, los pasos, habían llegado primero.    




Aquí os dejo uno de mis intentos de Relato a ver qué os parece.
Espero que os guste, que ya sé que no es lo mío. 
Ah y como habréis podido comprobar ha habido un pequeño cambio de imagen.
Votad en la encuesta quiero antes que nada conocer vuestra opinión.
Muchas gracias <3


5 comentarios:

Ginebra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ginebra dijo...

Pues para que los relatos no sean lo tuyo, se te dan bastante bien. No estoy segura de haberlo entendido del todo (vale, es que yo soy un poco imbécil), pero tiene "un algo" que encandila :)
Un guiño ;)

Lucia's Box dijo...

Yo no estaría tan segura de que no fuesen lo tuyo,me ha encantado :)

(N)evermore dijo...

Adoro los relatos cargados de metáforas, y más aún los que transmiten una atmósfera tan desgarradora. Con lo cual, adoro este texto :)

Elefante Conspicuo dijo...

Dices que no es lo tuyo pero a mi me encanta :)
Tanto es así que he decidido proponerte un intercamblog, ya hice uno con Lucia's box y quedé contento con el resultado y, como eres muy buena, me apetece repetir la experiencia contigo.
Si te interesa este es mi correo: elefanteconspicuo@hotmail.com , contactame y hablamos :)